El tubo que chupa, no está todavía y ya están chupando

La afición de las administraciones penepés por los tubos que chupan es sorprendente.  Durante la administración Rosselló, fue el llamado superacueducto, construído para traer agua al área Norte y Metropolitana desde Arecibo; hoy día, bajo el gobernador Fortuño, se trata de la llamada Vía Verde, o gasoducto, que transportaría gas natural desde Guayanilla hasta el Área Metropolitana, una trayectoria de 92 millas.

Además de ser tubos, ambos proyectos se caracterizan por lo mucho que chupan…  chupan muchos millones de dólares y muchos millones de cortesitos para los políticos que gestionan los muchos contratos que un proyecto de esta magnitud supone.

El precedente, el superacueducto

El superacueducto, un proyecto que se proponía desde los años 70, pero que fue rechazado consistentemente por no ser viable, formó parte del programa del PNP en el 92.  Consecuentemente, el gobernador Rosselló declaró a la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados en un Estado de Emergencia en septiembre de 1993.  Esto fue medio año antes de la gran sequía del 1994, la cual fue considerada por muchos como una sequía social, no natural y que se convirtió en el argumento principal para la construcción del superacueducto.

Vazquez Botet y Morell, presos por chupar

En la lucha de la Administración Rosselló por construir el superacueducto se violaron todos los procedimientos de permisos y protecciones ambientales y, cuando el proyecto se vio amenazado por la falta de los permisos, se estrenó un recurso que ha probado ser de vital importancia en el manual de gobierno del PNP:  se aprobó en forma acelerada la Ley 19 de 1997, para validar todos los permisos, autorizaciones y endosos de las agencias del ejecutivo, sin dar oportunidad al análisis y discusión pública.  La Ley se aprobó el 12 de junio, esa misma tarde el gobernador la firmó y los trabajos se reanudaron el día 13.

La Ley fue propuesta, promovida y defendida por el representante José Granados Navedo, y fue declarada inconstitucional en 1999, pero ya el tubo estaba prácticamente terminado.

Granados Navedo, se declaró culpable y delató a sus socios

El mismo representante fue acusado posteriormente por un esquema de extorsión a las compañías que participaron en la construcción del supertubo, y se convirtió en testigo del pueblo, con lo que se logró la convicción y condena a prisión de René Vázquez Botet, jefe de campaña de Rosselló y de Marcos Morell, secretario general del PNP.

El tubo que chupa gas natural… y millones

A diferencia del superacueducto, que se encontraba en la plataforma del PNP en el 92, el actual gobernador está en récord como opositor al proyecto de un gasoducto en el Sur, el cual era planteado por la administración de Acevedo Vilá.  Entre otros argumentos, al gobernador se le citó diciendo:

  • “Yo tengo varias preocupaciones. La primera es con la seguridad de las personas en la zona afectada”
  • “Hay información que ha surgido de los propios medios que esta compañía ha tenido serios problemas en otros lugares donde ha hecho negocio y me preocupa.  Y sería importante entender si es la misma compañía y (preguntar) cómo llegaron ellos aquí, quién logró traerlos al mercado, qué pagos se han hecho a quienes y por qué.”
  • “El sol es gratis, el viento es gratis, generamos 12,000 toneladas de desperdicios sólidos diarios en Puerto Rico y no estamos aprovechándolo para generar energía. Tenemos un sinnúmero de vertederos que también han sido cerrados y que podríamos aprovechar los gases que emanan de los mismos”
  • “Tenemos que entender que una vez suba el precio del petróleo, suben los demás combustibles fósiles en sus precios también”
  • “Tenemos tantas posibilidad que la pregunta es si debemos seguir dependiendo en más de un 98% de combustibles fósiles.  Yo entiendo que es hora de movernos hacia que tengamos un cambio en nuestra política energética y nos movamos hacia energía renovable con firmeza y con astucia porque es una manera de abaratar el costo de vivir y hacer negocio en Puerto Rico”

Explosión gasoducto.

En un cambio de 180 grados, luego de asumir la gobernación, Fortuño le cambió el nombre al gasoducto del Norte por “Vía Verde”, nombre que trata de implicar que es una alternativa energética favorable al ambiente. Según Fortuño, ahora:

  • “(Vía Verde) permitirá utilizar el gas natural como fuente alterna de energía más limpia, más segura y más barata que el petróleo”. (falso)
  • “Via Verde” es un paso intermedio en la sustitución del petróleo como combustible para la producción energética.” (no inviertes tanto ni construyes un tubo de 92 millas como una alternativa “intermedia”)
  • “En los pasados dos años ha habido grandes descubrimientos de yacimientos de gas natural, mayormente en Estados Unidos, que han tenido el siguiente efecto: el precio del petróleo ha seguido subiendo y el precio del gas natural no está subiendo” (falso, los precios del gas natural son volátiles y la tendencia es alcista)
  • “la única manera de garantizar una baja permanente en los costos del servicio eléctrico” (falso)
  • “se dará una baja permanente en los precios de la energía eléctrica.” (imposible de asegurar, aunque el mensaje nos llega en cada factura)

Construcción de gasoducto

Luego del cambio de dirección, Fortuño procedió, según las enseñanzas del superacueducto, a declarar una “emergencia ambiental”, de manera que se pudieran saltar o acelerar muchos de los procedimientos requeridos para la construcción de un proyecto de esta naturaleza.  Lo curioso es que dicha “emergencia” fue declarada cuando ya una buena parte de los contratos relacionados con las primeras etapas del proyecto estaban siendo adjudicados.

Un proyecto de ley en discusión actualmente extendería el estado de emergencia a todo el cuatrienio y haría retroactiva su aplicación.

En otras palabras, el tubo ya empezó a chupar.  Entre otros, se conoció gracias a la denuncia de Casa Pueblo, en voz de Arturo Massol que la empresa de Pedro Ray,de los miembros de la Junta de Directores de AFI, logró $10 millones en contratos para la construcción del tubo.

Otras empresas que ya están chupando son Unipro, con $6 millones; Ballori y Farré,con $4 millones; News Star Acquisition Group, con $500 mil; y Asesores Ambientales Educativos, con $2 millones. La esposa del encargado de comunicaciones de La Fortaleza, Edward Zayas, fue subcontratada por Ballori y Farré para la campaña publicitaria del proyecto.

Los pasos, por tanto, son claros.  Se comienza con el proyecto, se declara la emergencia, se tuercen las leyes como sea necesario y, sobretodo, ¡a chupar rapidito, que esto no va a durar para toda la vida!

  1. การ์ดแต่งงานถูกๆ

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: