Rivera Schatz sigue escupiendo para arriba

A pesar de la prominencia pública del caso de Héctor Martínez y de que hasta me han escrito pidiendo que comentara el asunto, no lo había hecho hasta ahora por un problema muy concreto: la cadena de estupideces que acompañan el tema no termina y avanza con demasiada rapidez.

El verdadero protagonista del “affair Martínez”, por propia decisión y sin necesidad perentoria, lo ha sido el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz. Desde que se radicaron los cargos, Tomito ha hecho todo lo posible para ser visto como el paladín de la justicia en un caso fabricado por los federales contra su amigo.

Montó a todos los senadores en un party bus y los llevó al tribunal federal para apoyar a Martínez.  Montó una alaharaca contra los federales y llegó a llamar al jefe del FBI “fequero”. Durante el juicio, mantuvo el flujo de senadores, alcaldes, religiosos, achichincles y algunos lunáticos frente al edificio y dentro de la sala para tratar de influenciar al jurado. No lo consiguió. De hecho, tal parece que la presión sobre el jurado inclinó la balanza de los 12 ciudadanos hacia el lado contrario.

Se negó a pedirle la renuncia tras ser acusado, tampoco durante el juicio, alegando la presunción de incocencia y, cuando fue declarado culpable, tampoco porque alegó que todavía había apelaciones y procesos que se tenían que dar.  Con esta última posición consiguió que el juez se retractara en cuanto a revocar al jurado en el caso de conspiración y le reinstalara el cargo.

Cuando se aplicó el reglamento del PNP y se le declaró fuera del partido, como el mismo indica que tiene que ocurrir automáticamente si es convicto, Tomito reconoció a Martínez como senador independiente, con lo que se creó y le creó un problema mayor al partido, como ya veremos.

En fin, Tomito prefirió someter al país al oprobio de tener un senador convicto con tal de no dar su brazo a torcer.  Tampoco se le dio.  Al momento en que se escriben estas líneas se ha informado que Martínez firmeo su carta de renuncia, que no la ha entregado, y que si la entrega todavía tiene 15 días para arrepentirse.  Lo que puede usted dar por seguro es que renuncia y se va para no volver, no importa las pataletas que Tomito haga.

Muchas han sido las especulaciones que se han hecho acerca de los motivos del presidente del Senado para mantener estas posiciones, pero, en mi opinión, todas se quedan cortas.  La más frecuente, aceptada incluso en los círculos de la oposición, es la de la amistad, o el gran sentido de la misma que tiene Tomito.  Esta idea ya la hemos refutado en el artículo Los amigos de Rivera Schatz: pocos, pero escogidos.

Otra explicación es que con la defensa a ultranza de Martínez, Rivera Schatz se protege a sí mismo, porque hay otras investigaciones en curso y Martínez podría cooperar con los federales si lo dejaban solo.  Tampoco es una buena explicación.

Primero, porque el apoyo “incondicional” a Martínez le cuesta más políticamente a Tomito en sus futuras aspiraciones, pues aunque lo ratifica ante el sector recalcitrante del corazón del rollo del PNP, lo descualifica más ante el sector mayoritario que le dio la victoria a Fortuño sobre Rosselló,. Este sector, aunque está descontento con mucho de lo que ha hecho el gobernador,  no va a ver a Tomito como una buena alternativa, porque le temen más de lo que lo puedan querer, actitud que solo cambiaría con un curso de acción muy diferente al que el presidente del Senado ha seguido en este caso.

Segundo, el apoyo incondicional a Martínez como protección en otras investigaciones no es una buena explicación, porque todo el mundo sabe que, enfrentado a una buena temporadita tras las rejas, cualquier cosa puede suceder con la lengua de un invertebrado.  Benjamín Torres Gotay lo dice mejor que yo en su columna de ayer: “La historia es clara en que, a la hora de zafarse de las rejas, la ruta de la ‘choteaera’ es mucho más segura que la de las apelaciones.”

Entonces, si el apoyo de Rivera Schatz a Martínez ni le beneficia políticamente ni le protege, ¿a qué podemos atribuir su comportamiento?  Yo tengo dos explicaciones, que se resumen en dos palabras y que están entrelazadas: soberbia y estupidez.

Tomito le hace un segundo solamente a Pedro Rosselló en cuanto a ensoberbecimiento.  Pero Tomito hizo algo que Rosselló no pudo por más que trató durante todo un cuatrenio: se convirtió en presidente del Senado y, siguiendo el pensamiento de su mentor, en cogobernador de Puerto Rico.  Pasó de ser el tirapiedras del partido a ser el cogobernador en tan poco tiempo que no ha podido procesar lo que ha pasado.  Actúa como si, en realidad, tuviera algún poder más allá de obstaculizar legislación y nombramientos.

En esta creencia se está orientando no solo por lo que quiso hacer y no pudo Rosselló el cuatrenio pasado, sino también por lo que hizo efectivamente su predecesor en la presidencia del Senado, Kenneth McClintock.  Como Kenny boy, Tomito no tiene más poder ahora mismo que el de parar o negociar legislación, impedir o negociar nombramientos, más nada.  Pero con ese poder Kenny boy logró, con la asistencia incuestionable del malogrado Jorgito De Castro Font, para de casco las aspiraciones de Rosselló y abrirle paso a su amigo de la juventud, Luis Fortuño. No en balde lo premió con la Secretaría de Estado, aunque había sido expulsado del partido y se sabe que tiene también ciertos esqueletitos en el closet.

Pues Tomito está haciendo lo mismo que Kenny, pero con una gran diferencia.  Kenny trabajaba para otro, lo que le permite coger toda la caca él, mientras el otro, Fortuño, se mantenía limpio.  En su caso, Tomito trabaja para sí mismo, así que coge la caca y se queda sucio.

La soberbia es mala consejera.

Pero hay cosas que no se explican solamente por la soberbia.  Por ejemplo, al aceptarle a Martínez que se declarara senador independiente, Tomito abrió las puertas a un problema de sucesión que le va a rebotar en la cara.

La sucesión de un legislador de distrito que renuncia en Puerto Rico está claramente resuelta desde 1982, cuando el Tribunal Supremo de los Estados Unidos ratificó al tribunal supremo de Puerto Rico, ante el intento del PNP de Romero Barceló de que el escaño que había dejado un popular que murió se llenara en una elección especial.  Los tribunales decidieron que se llenaría de la misma manera que dos años antes se había llenado el escaño de Junior Cruz, cuando el PNP lo llenó según su criterio.  En otras palabras, el escaño pertenece al partido.

Pero el escaño que está abandonando Martínez, desde la semana pasada, está ocupado por un senador “independiente”.  De manera que se crea una situación que no tiene precedente.  Por lo tanto, se abre la puerta para que cualquiera reclame el derecho de aspirar al puesto.  De hecho, ya hay al menos dos populares que han declarado su intención.

Lo que augura una batalla legal por ese puesto, que no se hubiera dado si Martínez hubiera renunciado cuando tenía que hacerlo.  Y que nadie duda que Tomito hubiera podido mover sus fichas para llenarla con alguien de su preferencia.  Pero ya no.

Por eso es que, además del ensoberbecimiento que le ciega, tenemos que dar también como explicación la estupidez.  El presidente del Senado no ha hecho más que escupir para arriba en todo este asunto.

, , ,

  1. #1 por Kofla Olivieri el marzo 14, 2011 - 10:01 am

    Que verguenza y desfachatez. Eso ha sido todo un circo. El gobernador le debio haber pedido la renuncia al presidente del senado por su insistencia de permitir a uno encontrado culpable de contnuar en el senado. ¿Como estos payasos quieren ser parte de la nacion americana si ellos mismos no respetan la constitucion de Estados Unido ni las leyes de Puerto Rico.?

  2. #2 por Prometeo el marzo 14, 2011 - 2:20 pm

    Thomás rivera Schatz se quemó malamente en este mavida. De acurdo contigo, la férrea defensa del tiburón es que necesita dejarle claro al mascalachimba que es su amig para que no lo tire al medio cuando enmpiece a cantar allá adentro.

    Adelante y éxito.

  1. texture coating paint
  2. My little caravan School Holiday Activities craft parties for children

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: