Fingir como decentes

Nota: Por la importancia que representa este artículo en el debate que se da hoy día en la Universidad de Puerto Rico, eseotro cede su espacio para beneficio de sus lectores y lectoras. Eseotro no se solidariza, necesariamente, con las expresiones vertidas en el artículo a continuación.

Fingir como decentes

Por El negrito del batey

¿Cuál es la responsabilidad de los profesores en este momento de crisis por el que atraviesa la Universidad de Puerto Rico?

Ygri contenta con los profesores, calificó en entrevista radial el documento "Fingir como decentes" como "extraordinario".

La responsabilidad primordial es fingir como decentes. Esto podrá parecer una obviedad, pero no lo es porque los profesores no nos hemos estado desempeñando como decentes. ¿Qué quiere decir fingir como decentes? Primero, reconocer que es indispensable que nuestros posicionamientos surjan de un análisis autónomo en tanto sector universitario singular. Los (in)decentes tenemos la obligación de definir  nuestra posición y asumir nuestra responsabilidad en este escenario, un escenario marcado por múltiples dimensiones que van más allá de la cuota y que implica un sin número de otras medidas que de manera avasalladora están poniendo en riesgo la Universidad a la que muchos aspiramos. Los profesores nos vemos afectados por la crisis de la Universidad de una manera que no necesariamente se subsume bajo los reclamos estudiantiles. De ahí que la formulación de nuestras estrategias requiera de una visión a largo plazo capaz de enfrentar esta crisis en toda su complejidad.

Que en la (formula)ción de mi discurso se asoma la (ex)periencia como (red)actor de boletines de la UJS se decanta ya en mi primera parra(fada).  Tiene casi todos los (re)quisitos:  mencionar la palabra “crisis” en la primera oración, (a)sumir la existencia de una “clase”, (re)petir la palabra “crisis” por lo menos dos veces más, y (con)cluir desde el principio, que mis palabras van a (es)clarecer el oscurso panorama en que se subsume mi clase a través de la (de)(fin)ición de una “estrategia” con “visión a largo plazo” “capaz de enfrentar la crisis”.

Una voz propia.

Los (in)docentes tenemos que ser capaces de actuar autónomamente aunque esto pueda significar en ocasiones entrar en contradicciones y tener diferendos con otros sectores universitarios y no hacer nada ni para la vaguada que nos moja ahora ni para el huracán que se avecina. Ya hemos perdido demasiado en esta coyuntura por no haber sido capaces de hacerlo (eliminación de profesores por contrato, congelación de plazas y de ascensos, eliminación de sabáticas y descargas, reducción de ofrecimientos académicos, programas académicos en pausa, degradación de nuestras condiciones de enseñaza y de investigación, entre  otros asuntos) y por qué nos tiene que (im)portar lo que han perdido los demás (arrestos masivos, macanazos, hostigamiento sexual, expulsiones sumarias, interdictos, insultos públicos por figuras del gobierno y amenazas por coroneles y superintendentes, intentos de estrangulamiento de su movimiento por  hambre, entre otros asuntos).

Fingir como decentes supone reconocer que somos un sector diferente a los estudiantes, y significaría decir claramente que la APPU no representa al profesorado universitario, en todo caso, representa a sus miembros que son sólo una fracción del claustro, pero, para parecer verdaderamente decentes, tendríamos que estar presentando una (alter)nativa a la APPU. Las posiciones y estrategias de la APPU no son apoyadas ni compartidas por los que no pertenecemos a esta agrupación. Por lo menos, ese es mi caso. Bueno, en mi caso no comparto ni las posiciones que yo mismo asumo, si es que las asumo.

Actuar autónomamente

Cada vez que la APPU toma una decisión, su liderato, con la complicidad de los medios, se arroga el monopolio de la representación del claustro.  Fingir como decentes representaría no hacer afirmaciones como las oración anterior, que parece tomada de la columna escrita por el secretario de estado, Kenneth McClintock el pasado sábado.  Criticaba el secretario a la prensa por no haber puesto en portada el asunto de Egipto, sino que “La noticia local, el chisme del momento, prevaleció sobre la primera plana del resto del planeta”.  Hasta ahí muy decente, pero, vean qué mucho se parece a mi argumento cuando se saca lo siguiente: “los medios de comunicación de Puerto Rico, o por lo menos las tres portadas que desde la Capital nacional he podido revisar, pudieron encontrar en la agenda de la izquierda puertorriqueña alguna noticia insular más importante que la noticia que arropó hoy al planeta”.  ¿Qué tiene que ver la izquierda con lo que deciden los dueños de los periódicos poner en portada?  Pues nada, claro, igual que mi argumento, pero siempre rinde esto de fabricar conspiraciones izquierdistas y contubernios con la prensa.

Después de cada asamblea o conferencia de prensa de la APPU se informa que “los profesores de la universidad” aprobaron tal o cual asunto. ¿Qué profesores? ¿Cuántos? ¿A quién representan? La pretensión de la APPU de tomar decisiones que son vinculantes para todo el claustro, como la decisión del paro del 9 de febrero (que ni siguiera le fue consultada a su membresía), es algo inaceptable. No empece lo justo que puedan ser sus reclamos, la APPU no puede tomar decisiones que sean vinculantes a todo el claustro. Y mucho menos tildar de “traidores”, “rompehuelgas”, o “claudicantes” a quienes no acaten o apoyen estas decisiones. Y si me pregunta que por qué los que no estamos de acuerdo no tenemos una organización diferente que contradiga a la APPU, se exprese con voz autónoma, etc., pues eso se sale del marco contextual del mis divagaciones

Fingir como decentes implica también implicar a los activistas de representar una cultura anti-intelectual que  menosprecia y desprecia la labor académica, particularmente el proceso que se da en el salón de clase.
Cabe preguntarnos ante la coyuntura actual de crisis universitaria, ¿por qué y cómo dar clases mientras la policía campea por sus respetos en el campus y macetea a diestra y siniestra se convirtió en una negación de la “defensa” de la Universidad?  ¿Por qué se opta con tanta facilidad por la “estrategia” de paralizar las clases mientras otros optamos por la “estrategia” de seguir dando clases? ¿Por qué el menosprecio y  desprecio a las clases y lo que allí ocurre y que nos asegura que el cheque de la quincena no se detenga ni mengüe?

Dar clases, sobretodo.

Mis interrogantes van dirigidas no sólo a los estudiantes que privilegian la estrategia de paralizar las clases, sino particularmente a los profesores que SIEMPRE tratan de mostrar solidaridad hacia los estudiantes. Es crucial afirmar la defensa de nuestro espacio que incluye la importancia de poder dar clases y llevar a cabo las demás labores académicas sin interrupciones para que tampoco se interrumpa el cheque de la quincena. Nuestra labor como docentes es potenciar el pensamiento y para ello es fundamental que defendamos el espacio privilegiado que es la Universidad y, sí, el salón de clases y los procesos que allí se dan que no son meros trámites burocráticos, y aunque lo fueran.

Estudiantes que no toleran la diferencia.

Fingir como decentes significa exigir que la Universidad esté libre de la policía que envía el gobernador, pero, en realidad, lo hacemos para acusar a los activistas de tener mentalidades policíacas que cobran cuerpos entre aquellos estudiantes y profesores que no toleran la diferencia, ni la disidencia con sus posturas y que se arrogan el monopolio de la representación de la Universidad.

Por último, conviene para fingir como decentes sugerir que más allá de las causas de los huelguistas hay problemas mayores y que solamente siguiendo las ideas que yo presento se podrán enfrentar.  Por eso puedo traer, a guisa de conclusión enigmática, el siguiente parrafito:

Hasta ahora hemos estado gastando todas nuestras energías enfrentando una vaguada, pero directo hacia nosotros se dirige un huracán poderoso. Convendría discutir cómo lo enfrentamos. El primer paso es fingir como decentes.

En el siguiente enlace, el Profesor Carlos Pabón responde a El negrito del batey, parafraseando el título de este artículo como “Fungir como docentes”.  Puede verlo aquí:

http://www.80grados.net/2011/02/fungir-como-docentes/

,

  1. #1 por waldemiro einstein velez el febrero 20, 2011 - 1:07 pm

    v. witty

    not

  1. Tweets that mention Fingir como decentes « eseotro -- Topsy.com
  2. wedding photo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: