Archivo para la categoría UPR

Oscuridad en la calle, tinieblas en su casa

Que no se diga que el coronel Sergio Rubin actúa de una manera en la calle y de otra, contraria, en su casa.  A él no le aplica el refrán de “candil de la calle, oscuridad en su casa”.

El coronel Rubin se distinguió en meses recientes por dirigir el macaneo de los estudiantes en el recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico.

Era él quien estaba al frente de la policía el pasado 16 de diciembre, cuando se puso a discutir pico a pico con el líder estudiantil Waldemiro Vélez Soto, a quien le gritó “cobarde”, “llevas 14 años estudiante, tienes tres doctorados” y “te convido a entrar (al recinto)” para arrestarlo luego.  El superintendente José Figueroa Sancha, como es su costumbre, apoyó las expresiones de Rubin.

El maestro de Rubin, el coronel Rosa Carrasquillo, patea los testículos de un estudiante mientras lo sostenían varios agentes. Nunca se supo qué pasó con la investigación de este incidente, si la hubo.

Era Rubin también el que estaba al frente días después, cuando la Policía arrestó a 17 estudiantes en la facultad de Ciencias Naturales, y defendió sus acciones diciendo que los estudiantes “son terroristas”, “yo fui agredido”, “no vamos a permitir que se cometan delitos delante de nosotros”.

Era el coronel Rubin el que estaba al frente de la Policía el 27 de enero, cuando la desobediencia civil de los estudiantes fue acabada a macanazo limpio.  Llamó la atención de todos, más que nada, el incidente donde un agente policiaco, de apelllido Ortiz, manoseó los senos a una estudiante a quien había arrestado.  Al ser preguntado sobre eso, el coronel Rubin dijo: “no puedo hacer comentarios porque no he visto la foto” y “ese no es el protocolo”… pero hasta el día de hoy, no se sabe que haya habido una investigación o alguna acción sobre el incidente.

Pero si usted creía que el coronel Rubin era abusador en la calle, pero un buen hombre en su casa, deje de pensar que el oficial policiaco es un ser de dos caras.  Tiene una sola.  En el día de hoy, la fiscal Melissa Vázquez, de la Unidad Especializada de Violencia Doméstica de San Juan se apresta a someter un caso por maltrato contra su esposa, miembro también de la uniformada.

Los incidentes de abuso contra la esposa por parte de Rubin se produjeron en medio de una disputa causada por la alegada relación que sostiene el coronel con otra mujer policía.

A tono con su actuación en la calle, el coronel Rubin resuelve este “triángulo azul” y su crisis matrimonial de la misma manera.  No diga que no es consecuente con sus actos y su forma de pensar.

Pero no se engañe.  Luego de todos los incidentes universitarios que hemos resumido arriba, el coronel Rubin recibió un reconocimiento de parte del superintendente y del propio gobernador Luis Fortuño.

Reconocimiento al coronel Rubin por sus ejecutorias en la UPR. ¿Qué le darán ahora?

, , , , , ,

5 comentarios

¡Suma cum laude! Estudiantes demuestran lo aprendido

En su afán por demostrar lo bien que aprenden lo que se les enseña, un grupo de estudiantes del recinto de Río Piedras de la UPR se esmeró ayer en demostrar los conocimientos adquiridos durante el último año.  Aunque los medios se han enfocado en la agresión e insultos a la rectora Ana Guadalupe, los jóvenes no estaban sino tratando de aprobar los cursos en los cuales han estado matriculados durante los últimos tres semestres y la sesión de verano pasada. Y lo lograron con honores.

El grupo de estudiantes que insultó y agredió a la rectora hizo algo que, por supuesto, la inmensa mayoría de los puertorriqueños repudian.  Pero, para sorpresa de todos esos puertorriqueños, si se enteraran, lo que hicieron los estudiantes no fue sino poner en práctica las lecciones que han estado recibiendo.

Veamos los cursos en los cuales la administración universitaria y el gobierno de Puerto Rico matricularon a los estudiantes de la universidad:

Intolerancia 2101 – Profesores José R. De la Torre, Igry Rivera y Ana Guadalupe

En este curso, los estudiantes aprenden cómo no dialogar, cómo rehusarse por todos los medios y subterfugios posibles a reunirse con aquellos que reclaman y exigen. Durante el año, los profesores han dado amplias muestras del tipo de actuación que se requiere para ser considerado un intolerante competente. En el módulo “Economía de la Intolerancia”, varios miembros de la Junta de Síndicos demuestran cómo es mejor seguir gastando en Policías, agentes de seguridad, publicidad, etc., y no sentarse a dialogar y buscar alguna solución a los reclamos estudiantiles.

Abuso policiaco 3201 – Profesores José Figueroa Sancha, Sergio Rubín, José Laureano (alias Chicky Starr), con la ayuda de varios otros oficiales policiacos.

Los profesores muestran cómo apoyar la política de intolerancia e imposiciones con el uso de la fuerza, la macana, la amenaza y, para alegrar la cosa, algo de hostigamiento sexual. Este último módulo estuvo a cargo del notorio agente Ortiz.  Entre otras materias, se estudia cómo arrestar a un desobediente civil apretándoles las carótidas, cómo perseguir estudiantes por todo el recinto o por San Juan, cómo macanear, cómo intentar rendir a los estudiantes matándolos de hambre dentro de un recinto, entre otras.  El profesor Chicky Starr estará a cargo del módulo “Cómo contratar docientos atorrantes en un fin de semana, echárselos a los estudiantes encima y tumbarnos un millón de pesos”.

Arrogancia y Guainabitería 3401 – Profesores Marcos Rodríguez-Emma y Luis Fortuño Burset

A partir de su máxima favorita, “hay que sacarlos a patadas”, el profesor Rodríguez-Emma elabora cómo formar una política pública de menosprecio de los derechos civiles y destrucción de la Universidad pública, todo en nombre de la mejor política fiscal y la democracia americana. El profesor demostrará por qué los estudiantes debieran estar agradecidos de que la UPR sea tan barata y dejarse de reclamar que les quiten la cuota. El profesor Fortuño Burset apoyará todo lo que diga el profesor Rodríguez-Emma.

Indiferencia y Posmodernidad 4403 – Profesor Carlos Pabón

Utilizando su célebre ensayo “Fingir como decentes”, el profesor Pabón esboza y demuestra cómo argumentar “ad nauseam” con aire de profesor preocupado, no importa cuánto esté abusando afuera la administración universitaria y el gobierno, para llegar siempre a la misma conclusión: déjenme dar clases y cobrar mi chequesito.

Intervencionismo y autonomía universitaria 3605 – Profesor Ángel (Gary) Rodríguez

El profesor, y representante a la Cámara, demostrará a los estudiantes cómo atacar cada iniciativa con una medida legislativa que restrinja o limite sus derechos.  Para ello, el profesor presentará y explicará sus proyectos convertidos en leyes para imponer el voto electrónico a las asambleas estudiantiles, la ampliación del número de síndicos para asegurar el control político de la Junta, la criminalización de la interrupción de actividades institucionales, etc. Los estudiantes tendrán la oportunidad de mirar desde lejos, pero no leer ni discutir, pues ni vistas públicas va a haber, el proyecto de nueva ley universitaria que este gobierno planea aprobar.

Mentirología 6401 – Profesores Luis Fortuño, Ygrí Rivera, José R. De la Torres, Miguel Muñoz y Carlos Romero Barceló

Con la ayuda de firmas de publicidad y relaciones públicas, los profesores de este curso demostrarán cómo decir digo cuando digo diego, cómo acusar a los estudiantes de intolerantes cuando tratan de dialogar, reclamar que son vándalos y revoltosos cuando son macaneados por la policía y, por supuesto, pintarse como hermanitas de la caridad cuando la frustración los lleva a acciones desesperadas.

Como puede verse, la preparación que han recibido los estudiantes de la UPR durante estos últimos tiempos ha sido exhaustiva, amplia y completa.  Si ayer se comportaron como una turba intransigente y abusiva, no se puede dejar de reconocer la ingente labor que han realizado sus esmerados profesores.

9 comentarios

Se acabó la huelga ¡Qué hago!

Al llegar a su fin la huelga de estudiantes en el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico, se ha producido una crisis sanitaria, pues los servicios de salud mental y psicológicos no dan a basto para atender a los estudiantes, profesores y familiares que no logran adaptarse a los nuevos tiempos.  La consecuencia más grave de esta situación ha sido lo ocurrido al final de la asamblea estudiantil de ayer martes, en la cual, luego de haber aprobado no realizar ninguna paralización del recinto se aprobó, exactamente, la paralización del recinto.

Hace como dos meses que no me veo en un espejo... nunca me quito la capucha... ¿qué voy a hacer ahora?

“¡No sé qué hacer!” nos dijo, muy desencajado, un conocido militante huelguista, cuya identidad nos reservamos. “Ahora mismo llevo dos meses en huelga, durante los cuales he sido feliz… no quiero regresar a la incertidumbre del semestre pasado, cuando tenía clases, exámenes, todo eso…” continuó diciendo el joven, quien recuerda la huelga del verano como un periodo muy especial en su vida.

“La huelga me daba seguridad, algo qué hacer, sentido a mi vida,” nos dijo, por su parte, una destacada líder del movimiento, “me sentía alguien importante, gritándole a los policías, sacando estudiantes de los salones, y, sobre todo, asisitiendo a los plenos… ahora mi vida volverá a no tener sentido, me siento desesperada”.

Hasta algunos estudiantes opuestos a la huelga se han sentido afectados por la epidemia que estamos reseñando. “Llevo dos meses echándole la culpa de todo a los encapuchados, y ahora qué… ya no tengo a nadie a quien culpar de mis desgracias, ¿qué se supone que haga, que me haga cargo de mi propia vida?”

Un estudiante se lamentaba de que ahora tendrá que pasar su semana entre los salones de clase y su hospedaje, mientras que durante la huelga siempre tuvo más opciones.  “De niño nunca me mandaron a un campamento de verano, pero llegué a la UPR y pude participar del campamento más gufiao, la huelga del verano.  En la de ahora, aunque no había camping, teníamos a la policía amenazando y arrestando… ahora todo va a ser muy aburrido.”

Lo más terrible es que creo que me enamoré de ese policía... esos bíceps, dios mío...

Ante la situación, cuya gravedad es evidente, eseotro convocó a su consejo asesor de profesionales de la salud mental, quienes desinteresadamente compartieron con nosotros y nosotros con ustedes útiles consejos para el manejo de lo que llamaron “síndrome post-huelgario”.

La doctora Luna Tica, psiquiatra de gran experiencia, sugirió a los afectados que se concentren en pensamientos positivos, como puede ser el repasar mentalmente los mejores incidentes de la huelga, como cuando corrían por el recinto huyendo de la policía, o cuando tiraban bombitas de humo en los salones.  “De lo que se trata es de concentrar el pensamiento en los recuerdos gratos, para sustituir los pensamientos de temor que provoca la incertidumbre de un semestre completo de clases.”

Por su parte, el psicólogo Turul Ato, propuso aumentar la autoestima y la transición hacia el salón de clases a través de ejercicios tales como la repetición de nuevas consignas, a la usanza de la huelga, pero con un contenido motivador. “Por ejemplo,” dijo el psicólogo, “en vez de gritar ‘a ver quién tiene la batuta, estudiante organizado o el gobierno hijo de puta‘, los estudiantes afectados podrían gritar: ‘a ver, quien saca mejor nota, rompeguelgas penepés o huelguistas anti-cuota’.”  De esta manera, entrarán en una competencia sana, indicó el Dr. Ato, entre los huelguistas y los opositores

La psicóloga social Erala Másperdía, sugirió que lo siguiente: “En el momento en que empiezo a hablar con ustedes–no a ustedes- inicio una actividad, una práctica que por producirse entre yo- hablante- y ustedes- lectores u oyentes- se produce una práctica social consistente en la emisión y recepción de enunciados constituidos de lenguaje. Es una emisión sintagmáticamente ordenada de signos lingüísticos.” Planteamiento que ni entendimos ni tenemos idea de qué pudiera tener que ver con nuestro tema.

 

3 comentarios

Fingir como decentes

Nota: Por la importancia que representa este artículo en el debate que se da hoy día en la Universidad de Puerto Rico, eseotro cede su espacio para beneficio de sus lectores y lectoras. Eseotro no se solidariza, necesariamente, con las expresiones vertidas en el artículo a continuación.

Fingir como decentes

Por El negrito del batey

¿Cuál es la responsabilidad de los profesores en este momento de crisis por el que atraviesa la Universidad de Puerto Rico?

Ygri contenta con los profesores, calificó en entrevista radial el documento "Fingir como decentes" como "extraordinario".

La responsabilidad primordial es fingir como decentes. Esto podrá parecer una obviedad, pero no lo es porque los profesores no nos hemos estado desempeñando como decentes. ¿Qué quiere decir fingir como decentes? Primero, reconocer que es indispensable que nuestros posicionamientos surjan de un análisis autónomo en tanto sector universitario singular. Los (in)decentes tenemos la obligación de definir  nuestra posición y asumir nuestra responsabilidad en este escenario, un escenario marcado por múltiples dimensiones que van más allá de la cuota y que implica un sin número de otras medidas que de manera avasalladora están poniendo en riesgo la Universidad a la que muchos aspiramos. Los profesores nos vemos afectados por la crisis de la Universidad de una manera que no necesariamente se subsume bajo los reclamos estudiantiles. De ahí que la formulación de nuestras estrategias requiera de una visión a largo plazo capaz de enfrentar esta crisis en toda su complejidad.

Que en la (formula)ción de mi discurso se asoma la (ex)periencia como (red)actor de boletines de la UJS se decanta ya en mi primera parra(fada).  Tiene casi todos los (re)quisitos:  mencionar la palabra “crisis” en la primera oración, (a)sumir la existencia de una “clase”, (re)petir la palabra “crisis” por lo menos dos veces más, y (con)cluir desde el principio, que mis palabras van a (es)clarecer el oscurso panorama en que se subsume mi clase a través de la (de)(fin)ición de una “estrategia” con “visión a largo plazo” “capaz de enfrentar la crisis”.

Una voz propia.

Los (in)docentes tenemos que ser capaces de actuar autónomamente aunque esto pueda significar en ocasiones entrar en contradicciones y tener diferendos con otros sectores universitarios y no hacer nada ni para la vaguada que nos moja ahora ni para el huracán que se avecina. Ya hemos perdido demasiado en esta coyuntura por no haber sido capaces de hacerlo (eliminación de profesores por contrato, congelación de plazas y de ascensos, eliminación de sabáticas y descargas, reducción de ofrecimientos académicos, programas académicos en pausa, degradación de nuestras condiciones de enseñaza y de investigación, entre  otros asuntos) y por qué nos tiene que (im)portar lo que han perdido los demás (arrestos masivos, macanazos, hostigamiento sexual, expulsiones sumarias, interdictos, insultos públicos por figuras del gobierno y amenazas por coroneles y superintendentes, intentos de estrangulamiento de su movimiento por  hambre, entre otros asuntos).

Fingir como decentes supone reconocer que somos un sector diferente a los estudiantes, y significaría decir claramente que la APPU no representa al profesorado universitario, en todo caso, representa a sus miembros que son sólo una fracción del claustro, pero, para parecer verdaderamente decentes, tendríamos que estar presentando una (alter)nativa a la APPU. Las posiciones y estrategias de la APPU no son apoyadas ni compartidas por los que no pertenecemos a esta agrupación. Por lo menos, ese es mi caso. Bueno, en mi caso no comparto ni las posiciones que yo mismo asumo, si es que las asumo.

Actuar autónomamente

Cada vez que la APPU toma una decisión, su liderato, con la complicidad de los medios, se arroga el monopolio de la representación del claustro.  Fingir como decentes representaría no hacer afirmaciones como las oración anterior, que parece tomada de la columna escrita por el secretario de estado, Kenneth McClintock el pasado sábado.  Criticaba el secretario a la prensa por no haber puesto en portada el asunto de Egipto, sino que “La noticia local, el chisme del momento, prevaleció sobre la primera plana del resto del planeta”.  Hasta ahí muy decente, pero, vean qué mucho se parece a mi argumento cuando se saca lo siguiente: “los medios de comunicación de Puerto Rico, o por lo menos las tres portadas que desde la Capital nacional he podido revisar, pudieron encontrar en la agenda de la izquierda puertorriqueña alguna noticia insular más importante que la noticia que arropó hoy al planeta”.  ¿Qué tiene que ver la izquierda con lo que deciden los dueños de los periódicos poner en portada?  Pues nada, claro, igual que mi argumento, pero siempre rinde esto de fabricar conspiraciones izquierdistas y contubernios con la prensa.

Después de cada asamblea o conferencia de prensa de la APPU se informa que “los profesores de la universidad” aprobaron tal o cual asunto. ¿Qué profesores? ¿Cuántos? ¿A quién representan? La pretensión de la APPU de tomar decisiones que son vinculantes para todo el claustro, como la decisión del paro del 9 de febrero (que ni siguiera le fue consultada a su membresía), es algo inaceptable. No empece lo justo que puedan ser sus reclamos, la APPU no puede tomar decisiones que sean vinculantes a todo el claustro. Y mucho menos tildar de “traidores”, “rompehuelgas”, o “claudicantes” a quienes no acaten o apoyen estas decisiones. Y si me pregunta que por qué los que no estamos de acuerdo no tenemos una organización diferente que contradiga a la APPU, se exprese con voz autónoma, etc., pues eso se sale del marco contextual del mis divagaciones

Fingir como decentes implica también implicar a los activistas de representar una cultura anti-intelectual que  menosprecia y desprecia la labor académica, particularmente el proceso que se da en el salón de clase.
Cabe preguntarnos ante la coyuntura actual de crisis universitaria, ¿por qué y cómo dar clases mientras la policía campea por sus respetos en el campus y macetea a diestra y siniestra se convirtió en una negación de la “defensa” de la Universidad?  ¿Por qué se opta con tanta facilidad por la “estrategia” de paralizar las clases mientras otros optamos por la “estrategia” de seguir dando clases? ¿Por qué el menosprecio y  desprecio a las clases y lo que allí ocurre y que nos asegura que el cheque de la quincena no se detenga ni mengüe?

Dar clases, sobretodo.

Mis interrogantes van dirigidas no sólo a los estudiantes que privilegian la estrategia de paralizar las clases, sino particularmente a los profesores que SIEMPRE tratan de mostrar solidaridad hacia los estudiantes. Es crucial afirmar la defensa de nuestro espacio que incluye la importancia de poder dar clases y llevar a cabo las demás labores académicas sin interrupciones para que tampoco se interrumpa el cheque de la quincena. Nuestra labor como docentes es potenciar el pensamiento y para ello es fundamental que defendamos el espacio privilegiado que es la Universidad y, sí, el salón de clases y los procesos que allí se dan que no son meros trámites burocráticos, y aunque lo fueran.

Estudiantes que no toleran la diferencia.

Fingir como decentes significa exigir que la Universidad esté libre de la policía que envía el gobernador, pero, en realidad, lo hacemos para acusar a los activistas de tener mentalidades policíacas que cobran cuerpos entre aquellos estudiantes y profesores que no toleran la diferencia, ni la disidencia con sus posturas y que se arrogan el monopolio de la representación de la Universidad.

Por último, conviene para fingir como decentes sugerir que más allá de las causas de los huelguistas hay problemas mayores y que solamente siguiendo las ideas que yo presento se podrán enfrentar.  Por eso puedo traer, a guisa de conclusión enigmática, el siguiente parrafito:

Hasta ahora hemos estado gastando todas nuestras energías enfrentando una vaguada, pero directo hacia nosotros se dirige un huracán poderoso. Convendría discutir cómo lo enfrentamos. El primer paso es fingir como decentes.

En el siguiente enlace, el Profesor Carlos Pabón responde a El negrito del batey, parafraseando el título de este artículo como “Fungir como docentes”.  Puede verlo aquí:

http://www.80grados.net/2011/02/fungir-como-docentes/

,

3 comentarios

Cantinflas en La Fortaleza

El gobernador durante la conferencia de prensa donde anunció la alianza.

El gobernador de Puerto Rico, siempre innovador, siempre sorprendente, ha emulado al célebre actor mexicano Mario Moreno, Cantinflas, al terminar la reunión con representantes del Departamento de Educación de los Estados Unidos.

Como nota principal, el gobernador ha reclamado que se ha establecido una alianza con el departamento federal para mejorar la educación en la Isla.  Lo cual suena muy bonito, si no fuera porque sabemos que el Departamento de Educación de Puerto Rico ha estado bajo investigación federal desde hace años, por el mal uso de los fondos que recibe.  La reunión con el funcionario federal, de hecho, se da dentro del marco de una visita de inspección que los federales han estado realizando durante la última semana.

Pero del gobernador de Puerto Rico usted no esperaría que describa la reunión como parte de la cogida de cuello que le están dando los federales, ni que informe que en la misma lo que se discutió fue cómo su gobierno está cumpliendo, y si lo está haciendo o no, con los requerimientos federales.  No, el gobernador informó que creó una “alianza”.

Informó, además, que ahora se va a buscar que “cambiar el ‘status quo’ del sistema educativo de la Isla  para que  se parezca a los modelos de las escuelas promovidas por la ley  federal ‘No Child Left Behind’.”  Dicho programa fue establecido por el expresidente George W. Bush en 2001, por lo que el anuncio del gobernador llega tan sólo… 10 años tarde.

El gobernador, durante la reunión con el funcionario federal.

Por lo menos no estamos tan atrasados con el anuncio de que “la iniciativa busca adoptar en la Isla   los cambios educativos introducidos  por la reforma del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.”  Pues esto no es ninguna iniciativa, es lo que se supone que se haga o, más bien, es lo que el funcionario federal con quien se reunió Fortuño le está exigiendo.  ¡Iniciativa my ass!, dirían por acá en el barrio.

Como parte de su emulación de Cantinflas, Primera Hora informa que “Fortuño indicó que  Puerto Rico solicitará por primera vez participación en las pruebas  TISA que son para estudiantes de 15 años de edad en adelante con el propósito de medir el aprovechamiento académico.”  Tremendo, solo que las pruebas TISA no existen, a menos que se las hayan inventado en La Fortaleza.

Lo que existe son las Pruebas PISA, conocidas así por las siglas en inglés de Programme for International Student Assessment, un programa internacional de evaluación de estudiantes que, de hecho, está bajo ataque por su enfoque puramente cuantitativo y la manupulación que algunos gobiernos hacen en la administración de los mismos para inclinar los resultados favorablemente. Pero no nos preocupemos, en Puerto Rico no se van a aplicar las pruebas PISA, sino las nuevas pruebas TISA.

El gobernador, pensando en su próxima respuesta.

El gobernador rompió el cantinflómetro cuando declaró que, como de golpe y porrazo, “se establecerá como requisito el bilingüismo en las escuelas”.  Tremendo sí, sólo que en eso se ha estado desde el 1898 y todavía no se ha logrado.  Pero no se preocupe, ya lo declaró Cantinflas, ya todos nuestros niños son bilingües… y biculturales también, dicho sea de paso.

Con el cantinflómetro roto no pudimos medir esta afirmación, que hizo el gobernador con su boca de comer:  “Lo que queremos es que de una relación punitiva se pase a una positiva”.  Con ella, reconoció que no se trata de ninguna alianza, sino de que los federales le siguen dando pan pan y los de acá están tratando de salir a flote.  Porque si todavía estamos en una “relación punitiva”, es porque todavía nos están castigando, sean nalgadas, cocotazos, o lo que sea que le haya dado el americano con quien se reunió esta mañana.  ¡Alianza, my ass!

Esta interpretación cantinflesca de lo que pasa en el gobierno de Puerto Rico se ha convertido en la norma, ya que el viernes pasado, 11 de febrero, el gobernador estuvo en una reunión de tres horas rindiendo cuentas a funcionarios del Departamento de Justicia Federal y salió diciendo que había ido allí a reclamar más colaboración de los federales en la lucha contra el crimen.

– – – – – – – – – –

Nota: Para la posición oficial del Departamento de Educación federal acerca de la visita de esta semana a Puerto Rico, y la reunión final con el gobernador, puede ir al siguiente enlace:

http://www.ed.gov/news/press-releases/us-department-education-pleased-progress-puerto-ricos-department-education

como puede verse, se trató de una visita de inspección para evaluar el cumplimiento de los acuerdos previos provocados por las serias deficiencias del Departamento de Educación de Puerto Rico.  Aunque se manifiesta una satisfacción general con los progresos alcanzados, se espea por una determinación final, que estará basada en los hallazgos de esta visita y los informes que ha sometido el DE.  Nada de “alianzas”, ni de todo lo que el cantinflesco habitante ocasional de La Fortaleza informó a la prensa hoy.

, , ,

2 comentarios

¿Quién es más cara e lata?

El exgobernador Aníbal Acevedo Vilá resurgió hoy a la luz pública asistiendo a dos eventos y tratando de romper un récord en el cual, en una decisión muy difícil, se ha empatado con el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz.

Acevedo Vilá participó, en primer lugar, en una celebración de su cumpleaños en el restaurante Zayas, de la Placita de Roosevelt.  A pesar de que la actividad fue anunciada por varios días con una tumbacocos enorme por los alrededores, a la misma solo acudió una mínima representación de las damas populares, por no decir que solamente fueron 5 ó 6 viejas populetas.

La escasa asistencia a la actividad no es de extrañar, pues lo que llena los cumpleaños de políticos es la expectativa de favores y la extorsión mediante el ofrecimiento de los mismos, y, en este caso, el señor Acevedo Vilá perdió hace tiempo cualquier atractivo que pudiera tener.  Nadie, en su sano juicio, desea verse retratado al lado de Acevedo Vilá y nadie, ni quien haya perdido el susodicho por completo, cree que a Acevedo Vilá le queda ninguna vela que prender.

En busca de más concurridas ocasiones, el exgobernador se fue hasta Río Piedras, donde se unió a la marcha Yo amo a la UPR, y caminó con un letrerito que decía “Fuera la policía”.  Con esta acción demostró que desea ser reconocido como el más Cara e Lata del país, ya que este señor, sin nunca haber dado indicios de arrepentirse o de reconocer algún error, durante su gobernación:

  • le aumentó la matrícula a los estudiantes de la UPR, en un plan escalonado, por lo que si para ese tiempo pagaban $30 el crédito, ahora están pagando $51, un aumento de entre $500 y $750 al año dependiendo de la cantidad de créditos que tome el estudiante,
  • enfrentó con represión y sin diálogo la huelga de 2005 en el Recinto de Río Piedras,
  • enfrentó con represión e intransigencia todas las negociaciones colectivas en el gobierno y, en especial, la huelga de los maestros.
  • nombró a Ygrí Rivera a la Junta de Síndicos.

La presencia de Acevedo Vilá irritó a algunos asistentes que comenzaron a increparlo, por lo que abandonó la actividad -esto no lo reportó la prensa… pero te enteraste aquí-.

Poco después, el presidente del Senado no quiso quedarse atrás y atacó a Acevedo Vilá, calificando su presencia en la marcha como un “acto de hipocresía y oportunismo sin precedentes”, cosa con la que podemos coincidir, pero luego afirmó que “le quitó fondos a la Universidad, ha sido el único el gobernante que radicó legislación para congelar la fórmula de la Universidad y es uno de los responsables directos de la crisis fiscal de la institución”.

Rivera Schatz, como se sabe, aprobó la Ley 7, que excluyó a la Universidad de la fórmula en cuanto a los ingresos por cuenta del IVU, lo que constituye la causa inmediata de la actual crisis.  Aunque propuso una medida que creó la llamada “beca Rivera Schatz”, hizo esto en contra de las exigencias de la comunidad universitaria, que pedía que ese dinero se asignara en bloque al Banco Gubernamental para poder detener o disminuir significativamente la cuota impuesta.

Rivera Schatz y el gobierno de Fortuño han enfrentado las protestas estudiantiles con intransigencia y represión policiaca, pero éste no tuvo reparos en afirmar que Acevedo Vilá “no tiene fuerza moral para comentar sobre los asuntos de la Universidad”.

En la competencia que escenificaron hoy por ver cuál es más Cara e Lata, los declaramos a ambos casi ganadores, empatados en el segundo lugar, detrás de Luis Fortuño.

, , , ,

1 comentario

La UPR que todos queremos, por Luis Fortuño y eseotro

La UPR que todos queremos

Luis G. Fortuño
Gobernador de Puerto Rico
– publicado el 13 de enero de 2011 en El Nuevo Día
ahora en versión agrandada con la ayuda de eseotro, en los comentarios en rojo
 

No obstante los deplorables actos de violencia perpetrados esta semana por un pequeño grupo de estudiantes encapuchados, bueno, en realidad esta vez no estaban encapuchados y quienes iniciaron la violencia fueron los policías, pero usted no pensará que voy a decir eso, estoy plenamente convencido de que trabajando juntos y de buena fe, todos habremos de salir airosos en realidad, en estos momentos me conformo con salir, como sea, de la presente situación que aqueja a la Universidad de Puerto Rico. Más aún, desde ahora tenemos que empezar a trabajar en la UPR que todos queremos: un centro docente de primer orden, comparable con los mejores del mundo, en lo que sí, lo sé, los profesores, empleados y estudiantes han estado trabajando desde antes de que yo fuera gobernador, pero eso a mí no me importa, ellos no votaron por mí.

Una universidad donde nuestros investigadores puedan investigar y sus descubrimientos alcancen reconocimiento mundial… como estaban haciendo siempre, solo que ahora no hay dinero para que prosperen las investigaciones. Donde nuestros profesores puedan enseñar y preparar a nuestra juventud… lo que han estado haciendo siempre, pero ahora tienen las secciones abarrotadas y si no, se las cancelamos y donde nuestros estudiantes puedan estudiar y el premio máximo de sus esfuerzos sea la libertad de poder forjar su propio futuro, libertad que tendrán cuando los dejemos salir de los cuarteles y se puedan atender las heridas.

Para ello, en los próximos días bueno, en realidad, en las próximas semanas o meses, porque ya ha pasado un mes… nombraré una Comisión Asesora de individuos sin vínculo alguno ni pertenencia a la comunidad universitaria, pero con su carnet de militante del PNP en la mano, del mayor calibre académico, solvencia moral y peritaje gerencial  para que estudien y nos presenten recomendaciones para construir, si hiciere falta desde sus cimientos, y desde sus cimientos va ha tener que ser, porque es hasta sus cimientos que yo la estoy destruyendo, la UPR que todos queremos.

Si algo nos ha demostrado el presente conflicto universitario es que la UPR, como está constituida y gobernada hoy en día, no funciona o funciona pobremente. Bueno, en realidad sí funcionaba, con sus altas y sus bajas, pero desde que yo llegué, ya no funciona nada.

Tómese, por ejemplo, la bien intencionada idea de la fórmula presupuestaria. El presupuesto de la UPR se sufraga con un por ciento fijo de 9.6% del Fondo General del estado con el fin de proteger a la UPR contra posibles acciones arbitrarias del Ejecutivo o la Legislatura al asignarle el presupuesto. Eso le funciona bien a la UPR siempre y cuando los ingresos del Fondo General crezcan todos los años. Pero, ¿qué pasó cuando los ingresos totales del gobierno empezaron a mermar durante la pasada administración como resultado del desastre económico? Pues que los fondos para la UPR, que son por fórmula fija, también bajaron. Y ¿qué pasó cuando yo excluí a la UPR de la fórmula en cuanto a los ingresos provenientes del IVU, con mi favorita, la Ley 7?  Pues que se acabó de joder la cosa.

Uno hubiera esperado que administradores universitarios responsables hubiesen tomado las medidas necesarias para recortar los gastos y ajustarse los pantalones, y hubiera esperado también que no le escamotearan los ingresos como yo hice, como lo han tenido que hacer todas las familias puertorriqueñas menos la mía, que está guisando de lo lindo, aún durante la pasada “Década Perdida”… pero no lo hicieron.

Aunque los responsables no lo quieran admitir o les moleste que se lo recordemos, la raíz de la actual crisis financiera de la UPR fue el déficit que acumuló la administración anterior al negarse a hacer los ajustes necesarios cuando su presupuesto por fórmula se redujo. Y que ante ese déficit, yo le quité los fondos que hubiera recibido si no se aprueba aquella clausulita en la Ley 7.

Ante el déficit de $3,300 millones dejado por la pasada administración, y que yo seguiré repitiendo per secula seculorum, estabilizar nuestras finanzas y reconstruir la economía de Puerto Rico ha sido tarea compartida de todo nuestro pueblo sólo que muchos han compartido la tarea perdiendo sus empleos y apretándose los cinturones y yo la comparto guisando y usando la gobernación para ver si me acomodo en el Norte con mis amigos de la ultraderecha republicana. Nuestra gente y todas las dependencias del gobierno han hecho sus recortes.

En el 2009, yo reduje el salario del Gobernador en 10%, y a los secretarios de gabinete en 5% y a más de 20,000 empleados públicos se lo reduje en un 100%. Hemos recortado los gastos del gobierno un promedio del 20% aunque los contratos con nuestros amigos como Ángel Cintrón, Pedro Figueroa, etc. se han multiplicado por mucho más que eso. Recortamos en 30% las posiciones de confianza para pasar las mismas funciones a contratados, en 15% los contratos totales del gobierno, eliminamos viajes, tarjetas de crédito y flotas de vehículos.

Sin embargo, a la Universidad le dimos más fondos. Aquí me boté… si usted se traga esto de que le di más fondos a la UPR, pero que comoquiera hay que espetarles la cuota de $800.00, usted es más imbécil que mi Secretario de Estado. El año fiscal pasado le asigné $105 millones adicionales a lo que le tocaba por fórmula a la UPR. Pero le advertí claramente al presidente anterior, García Padilla, que tenía que hacer los recortes y ajustes necesarios porque esa asignación de fondos de ARRA bajaba a $25 millones este año y luego se acabaría, pues era una partida de fondos federales no recurrentes.

Posteriormente vinieron a donde mí con un sinnúmero de propuestas para aumentarles las contribuciones al Pueblo -propuestas que el ex presidente de la Junta de Síndicos en este mismo espacio llamó “alternativas socialmente preventivas”, que en arroz y habichuelas quiere decir que querían que yo subiera los impuestos a los refrescos y a los vehículos de motor. Pues yo, sencillamente, les dije que no… que no le iba a imponer un impuesto más a nuestra gente cosa que nunca haría, excepto con la sobretasa del CRIM y que la UPR, al igual que el gobierno, tiene que hacer como la familia puertorriqueña: vivir con los ingresos que tiene o con los que no tiene, porque con tanta gente que he dejado desempleada en estos dos años, hay que ver cómo rayos se las arreglan.

Esto no es cuestión de demagógicamente y admito que en eso me siento como pez en el agua decir que la Universidad debe verse como una inversión, no como un gasto. Por supuesto que es una inversión pero por supuesto que yo la veo como un gasto, y uno que no quisiera hacer. Todos estamos de acuerdo con eso. Pero aún las inversiones hay que manejarlas responsablemente. Y los que estuvieron antes no lo hicieron.

El 81% de los gastos de la Universidad lo pagamos nosotros los contribuyentes y el gobierno federal. En promedio, la UPR le cuesta más de $700 al año a cada contribuyente en Puerto Rico por lo que olvídese de lo que dije de la dizque bien intencionada fórmula.

¿Cree usted, amigo lector, que deberíamos subirle a usted las contribuciones un poco más para dárselo a la UPR ? Shhh, no me conteste, no me interesa su opinión. ¿O piensa usted que deben ser los estudiantes y sus padres, con todas las ayudas que les estamos dando, quienes aporten un poco más? Total, si de acuerdo a mi situación económica, 800 pesos es “pocket money”.

Independientemente de si usted considera que estudiar en la UPR es un derecho o un privilegio, lo que a mí me importa un bledo, fíjese que ni yo, ni mi esposita fresita, ni mis trillizos estudiaron ni estudiarían nunca en esa universidad, rodeados de tanta chusma lo cierto es que decenas de miles de jóvenes que no pueden estudiar en la Universidad del estado se fajan estudiando responsablemente y pagando tres veces más en universidades privadas lo que no tiene un carajo que ver con el tema de la UPR, la cuota, la gobernanza ni nada de lo que trata este artículo.

En el año fiscal pasado, cada estudiante recibió en promedio $4,082 en Becas Pell del gobierno federal; $1,320 para pagar la matrícula y otros $2,762 que le sobran al estudiante para otros gastos. Y esos otros gastos son, como dijo Romero Barceló, marihuana y cerveza, por supuesto.

Más aún, el Congreso aumentó las Becas Pell en $1,200 a $5,550 al año para que los estudiantes pudieran afrontar los aumentos en costos de estudios universitarios en toda la nación y, por supuesto, nostros nos lanzamos de cabeza a quitarle ese aumento con la consabida cuota.

La actual administración universitaria ha sido bien cuidadosa en imponer la carga económica más liviana posible al estudiantado, coño, esto sí que me quedó bueno… como es el caso de la cuota especial de $400 al semestre pero que en el año 2011 se trepa a 1,200 dólares, 800 ahora y 400 en agosto.

La excusa de la cuota es sólo eso, una excusa que utilizan los que prefieren el tranque y la confrontación ¡oh!, pero esta oración podría leerse al revés… podría pensarse que los que prefieren el tranque y la confrontación usan la excusa de la cuota, la imponen para lograr lo que quieren…  creo que debí revisar esto…  voy a tener que pellizcarle la oreja al achichincle que me escribió este articulito. Todos los estudiantes, especialmente los de menos recursos, tienen un número de opciones para poder pagar la cuota: (1) la Beca Pell que ya le escamoteamos; (2) el programa local de becas de $30 millones adicionales que ni pa’l carajo voy a llamar aquí la “beca Rivera Schatz” y que todavía no aparece; (3) un nuevo programa de Estudio y Trabajo con $1.7 millones en fondos federales para ampliar el existente aunque es 1.7 millones se diluye en casi nada entre 50 y pico de mil estudiantes; (4) los préstamos estudiantiles garantizados por el gobierno federal aunque los estudiantes ya estaban hasta el ˜ú con estos préstamos, por el aumento general en el costo de la vida; y (5) un crédito de $1,000 en la planilla correspondiente a gastos universitarios.

Y como si eso no fuera suficiente, la administración de la Universidad les ha hecho posible a los estudiantes pagar la cuota semestralmente en cinco plazos de $80 cada uno. Bueno, en este semestre son de $160 cada uno… pero deja ver si el numerito 80 lo paso…

Seamos honestos, aunque en eso yo no tengo experiencia, los estudiantes tienen opciones para cubrir la cuota. Prueba de ello son los miles de estudiantes que ya se han registrado y pagado la cuota para el próximo semestre porque no les queda más remedio, si no pierden todo lo que ya han adelantado en su carrera. Confiemos que el espíritu de diálogo que hemos propiciado con los cientos de policías dialogadores que tenemos destacados rajando cabezas e impidiendo que los estudiantes se manifiesten rinda frutos y que, superada la presente situación, todos nos podamos dar pronto a la tarea de construir la UPR que queremos desde sus cimientos o, mejor dicho, desde sus cenizas.

, ,

3 comentarios